Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El IDEAM informó sobre el registro de valores considerables en las lluvias en el Departamento de Nariño, para los meses de octubre, noviembre y diciembre. Estar preparados y tomar medidas preventivas, es el llamado por parte de la Dirección Administrativa de Gestión de Riesgos de Desastres de Nariño.

La Dirección Administrativa de Gestión de Riesgo de Desastres del Departamento, en este sentido, hace un llamado a los diferentes sectores como salud, educación, sector encargado de vías, municipios y comunidad en general a realizar acciones preventivas que reduzcan los riesgos y sobre todo a estar preparados por los diferentes escenarios que se puedan presentar como inundaciones, avenidas torrenciales,  movimientos en masa que pongan en riesgo a la comunidad.

Por su parte, las instituciones que hacen parte del CDGRD en ese espacio dieron el reporte de cómo se vienen preparando y como afrontarían una situación de emergencia ocasionada por las precipitaciones.

Frente a  la II temporada de lluvias la Dirección Administrativa de Gestión de Riesgos de Desastres de Nariño recomienda:

  • Hacer seguimiento a los informes técnicos diarios que emite el IDEAM.
  • Identificar las zonas de mayor susceptibilidad por deslizamientos, avenidas torrenciales y/o crecientes súbitas, si existe población o infraestructura expuesta adelantar las medidas preventivas necesarias como la evacuación y/o señalización.
  • Ubicar puntos críticos y definir mecanismos de vigilancia, alerta, alarma y evacuación.
  • Identificar y georeferenciar posibles fuentes alternas de abastecimiento de agua, con el apoyo del técnico de saneamiento y reportada al IDSN.
  • Mantenimiento preventivo de vías y mecanismos de control en puntos críticos, acelerar la ejecución de obras civiles para el control y la estabilización de taludes, de tal forma que ayuden a mitigar los impactos de esta temporada lluviosa.
  • A las empresas y unidades de servicios públicos domiciliarios activar los planes de emergencia y contingencia del sector agua potable y saneamiento, realizar la limpieza de canales, sumideros, pozos de inspección y mantenimiento de redes de alcantarillado para evitar inundaciones y/o represamientos.
  • Informar de manera oportuna y constante a las comunidades involucradas.
  • Verificar disponibilidad de personal y dotación de herramientas, equipos y accesorios de los organismos socorro.
  • Destinar recursos del orden municipal para realizar acciones encaminadas a campañas de información pública, reducción del riesgo y la atención de posibles emergencias derivadas de las lluvias y los necesarios para la evacuación de familias que habiten zonas de alto riesgo por deslizamiento  y/o inundación, conforme a lo establecido en el art. 54 de la ley 1523 de 2012.
  • Contar con el convenio vigente con el Cuerpo de Bomberos Voluntarios presente en el Municipio, con los recursos económicos suficientes para que este Organismo de Socorro adelante acciones de Gestión del Riesgo y de esta manera brindar una respuesta rápida y oportuna cuando se registre un incidente o emergencia.
  • Realizar pruebas de comunicación y cadenas de llamado.
  • Evitar sembrar a las riberas de los ríos, ya que el nivel del agua incrementara gradualmente en los próximos meses.
  • Atender comunicados oficiales emitidos por el IDEAM, DAGRD y autoridades competentes.
  • Informar oportunamente a la central de telecomunicaciones de la Dirección Administrativa de Gestión del Riesgo de Desastres de Nariño que opera las 24 horas los 7 días de la semana, las emergencias que se presenten como consecuencia de la actual temporada de lluvias; las cuales deben ser reportadas el mismo día del evento al teléfono 723 30 59 o por la red de radiocomunicaciones para los municipios que cuentan  con este medio y en un término no superior a 24 horas.

A la comunidad se le recomienda estar muy atenta a la información oficial, no ubicarse en zonas de riesgo, hacer el mantenimiento preventivo a los techos, revisar que no hayan goteras y que los canales de desagüe de las viviendas se encuentren limpios, hacer limpieza de sumideros, no arrojar basuras y escombros que puedan taponar los alcantarillados, puesto que la colaboración de la comunidad juega un papel muy importante a la hora de prevenir emergencias.